¿Puede un cristiano fumar marihuana?

La Marihuana o Cannabis, es un psicotrópico depresor del sistema nervioso. Por muchos años el uso recreacional de esta planta ha sido prohibido en muchos países. Pero en los últimos años se ha ido legalizando poco a poco.

En el cristianismo siempre se ha usado el argumento de respetar las autoridades gubernamentales (Romanos 13:1). Por eso siempre se ha dicho que el cristiano no debería usar la marihuana de forma recreativa porque es ilegal.

Pero cuando el gobierno elimina la prohibición del uso libre de la marihuana, ya no hay restricciones en ese sentido.

Entonces, podemos hacer un par de preguntas. ¿Si el gobierno aprueba algo como bueno, significa que realmente es bueno? Y segundo, ¿Si algo me es permitido hacerlo, debería hacerlo?

Muchas veces un gobierno puede declarar algo como bueno, o legal. Pero eso no lo convierte automáticamente en algo bueno. Y lo mismo a la inversa. Cuando un gobierno declara ilegal tener en posesión una Biblia (como sucede en ciertos países hoy en día), eso no significa que la Biblia sea mala.

Y si un gobierno declara que es legal matar a los judíos (como lo hizo el gobierno Nazi), eso no significa que matar judíos sea bueno, aunque sea legal.

No estoy diciendo que fumar marihuana sea igual que asesinar personas, lo que estoy tratando de decir es que legalizar la marihuana no la hace automáticamente buena o saludable para uno.

Debemos recordar que la política es un mundo muy diferente al cristianismo. Las decisiones políticas normalmente se toman para agradar al pueblo (el demos), y por ser un sistema demo-crático, los presidentes van a darle al pueblo lo que quiere, y van a buscar 420 razones para legalizar la marihuana.

¿Que dice la Biblia?

Como este es un blog sobre temas cristianos, nuestro eje de autoridad es la Palabra de Dios, es por eso que vamos a ver algunos ejemplos sobre este tema a partir de la Biblia.

La Biblia no habla de la marihuana, como tampoco habla de muchas cosas modernas. Pero su ausencia no implica que lo aprueba. La doctrina cristiana nace de lo que la Biblia dice, no nace de lo que no dice. Digo esto porque muchos piensan que fumar marihuana está bien, sólo porque la Biblia no habla nada en contra.

Si bien es cierto el alcohol y la marihuana son muy diferentes, ambos tienen algo en común, y eso es que al usarse en exceso, tiene consecuencias negativas para el ser humano. Es por eso que Dios permite tomar vino, pero prohíbe embriagarse.

De igual manera, los diáconos deben ser honestos y sin doblez, no demasiado afectos al vino…

1 Timoteo 3:8

No se emborrachen con vino, lo cual lleva al desenfreno; más bien, llénense del Espíritu.

Efesios 5:18

Entonces podríamos argumentar que el uso moderado de la marihuana no es un problema. Pero las cosas no son tan fáciles.

¿Qué dice la ciencia?

El uso continuo de licor, o de marihuana nos puede llevar a la adicción. Pero algunos piensan que la adicción es terminar viviendo en la calle, y pidiendo monedas para comprar una botella de licor. Pero eso no es necesariamente una definición justa de la adicción. Una adicción es cuando usted es dominado por esa substancia y no halla cómo dejar de usarla.

Podemos ver la siguiente explicación sobre el uso de marihuana:

El consumo de marihuana puede llevar al consumo problemático—conocido como trastorno por consumo de marihuana—, el cual puede tomar la forma de adicción en casos graves. Datos recientes sugieren que el 30% de las personas que consumen marihuana pueden sufrir del trastorno por consumo de marihuana en alguna medida. Las personas que comienzan a consumir marihuana antes de los 18 años tienen entre cuatro y siete veces más probabilidades de adquirir un trastorno por consumo de marihuana que las personas adultas. Los trastornos por consumo de marihuana por lo general se asocian con la dependencia, que es cuando una persona presenta síntomas de abstinencia cuando no consume la droga. Quienes consumen frecuentemente marihuana a menudo reportan irritabilidad, dificultad para dormir, problemas de estado de ánimo, menos apetito, deseos intensos de la droga, inquietud o varias otras formas de molestias físicas que alcanzan un máximo en la primera semana después de dejar el consumo y duran hasta dos semanas.

National Institute on Drug Abuse

Pero como este es un tema politizado, mucha gente va a encontrar en Internet artículos en favor del uso de la marihuana. Hay que recordar que Google no existe para darle a usted la verdad, Google existe para darle a usted lo que usted busca.

Pero volviendo al tema de la adicción, la Biblia dice:

Todo me está permitido, pero no todo me conviene. Todo me está permitido, pero no permitiré que nada me domine.

1 Corintios 6:12

Porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio

2 Timoteo 1:7

Por otro lado, la Biblia dice que nosotros somos templo del Espíritu Santo, y que nuestros cuerpos ya no nos pertenecen a nosotros.

¿Acaso ignoran que el cuerpo de ustedes es templo del Espíritu Santo, que está en ustedes, y que recibieron de parte de Dios, y que ustedes no son dueños de sí mismos? Porque ustedes han sido comprados; el precio de ustedes ya ha sido pagado. Por lo tanto, den gloria a Dios en su cuerpo y en su espíritu, los cuales son de Dios.

1 Corintios 6:19-20

Quiero enfatizar cuando dice: “Por lo tanto, den gloria a Dios en su cuerpo“. ¿Está siendo Dios glorificado en mi cuerpo cuando fumo marihuana?

Si mi cuerpo ya no me pertenece, ¿porqué voy a poner en mi cuerpo substancias que no traen otro beneficio, más que el placer de sentirse drogado? (Sólo por ser legal, no significa que dejó de ser una droga).

Las tiendas de Marihuana ahora son comunes.

Uso Medicinal

Ahora, yo creo que Dios creó la marihuana con sus características psicotrópicas con un propósito. No es una planta que apareció por accidente. Pero nosotros nos hemos equivocado en cómo usarlas.

Se sabe bien que la marihuana en el uso medicinal correcto tiene efectos muy positivos. Incluso en pacientes que tienen que pasar por quimioterapias. Se sabe que la marihuana reduce y alivia los síntomas adversos de dichos tratamientos.

Por eso, como el vino, no creo que la marihuana sea mala en sí misma. El problema es ¿Con qué propósito estamos buscando usarla? ¿Es para satisfacer una adicción? ¿Por simple rebeldía hacia el pastor o los papás? ¿Para llamar la atención? ¿Para tratar una depresión?

La Depresión

Este asunto de la depresión es importante también. La depresión es un síntoma de algo que no anda bien en nosotros. Y puede darse por muchas razones.

Pero en lugar de tapar el síntoma con una droga, deberíamos tratar ese problema desde adentro, desde el interior de nuestros corazones y mentes. ¿Es la depresión causada por experiencias negativas que hemos vivido? Entonces necesitamos buscar consejería, ser abiertos al respecto y pedirle a Dios que nos ayude a sanar esas cosas.

¿Es la depresión causada por algún desorden psicológico? Entonces deberíamos buscar la solución a través de las vías apropiadas, con médicos y profesionales correspondientes. Y también con la ayuda de Dios.

Pero no deberíamos automedicarnos con marihuana, ya que eso puede llevarnos a más problemas. Muchas veces el “uso medicinal“, es la excusa para justificar una adicción que no queremos dejar.

Conclusiones

Al final, creo que la marihuana en su uso regular recreativo es jugar con fuego y exponernos a otras cosas. Pero creo que va a estar en par junto con los temas de licor y tabaco, no creo que sea mejor o peor.

La legalización va a permitir combatir la venta ilegal, va a regular la venta para mayores de edad, y va a hacer que entre a un proceso de control de calidad. Pero lo más importante que debemos recordar es que la educación a los niños y jóvenes debe empezar en el hogar, y si usted no aconsejaría que sus hijos tomen licor o fumen tabaco, pues tampoco lo va a hacer con la marihuana. Así que queda en responsabilidad personal de cada quién.

Para finalizar, la Biblia también nos pide mantenernos sobrios y atentos para evitar caer.

No somos de la noche ni de la oscuridad así que no durmamos como los demás, sino mantengámonos atentos y sobrios. Los que duermen, de noche duermen; los que se embriagan, de noche se embriagan; pero nosotros, los que somos del día, debemos ser sobrios, ya que nos hemos revestido de la coraza de la fe y del amor, y tenemos como casco la esperanza de la salvación.

1 Tesalonicenses 5:5b-8

Sean prudentes y manténganse atentos, porque su enemigo es el diablo, y él anda como un león rugiente, buscando a quien devorar.

1 Pedro 5:8
Gabo
Gabo

Gabriel estudió en un seminario bíblico, es evangélico sin afiliación a una denominación específica. Sirve a tiempo completo en el ministerio desde el año 2006. Actualmente es misionero en un país de África con su esposa e hija.

Articles: 92

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.